Cómo empadronarse siendo inquilino

23sep


El empadronamiento es la inscripción en el Padrón Municipal, que es el registro administrativo en el que figuran todas las personas que viven habitualmente en ese municipio. Es un deber y un derecho de las personas que residen en territorio español, independientemente de su nacionalidad o de su situación legal.

Este documento será el que acredite la condición de vecino/a con los derechos y deberes cívicos que ello supone y  además, mediante el mismo, se acredita el tiempo de permanencia de una persona en España.

Lo más importante con respecto a este trámite son los beneficios que implica: acceso a la asistencia pública sanitaria; solicitud de la regularización o permisos de residencia y trabajo, así como reagrupación familiar de cónyuge o hijos/as; acceso a servicios municipales como ayudas sociales, servicios culturales y deportivos, etc.; realización del canje del permiso de conducir (si existe convenio con el país de origen); escolarización básica de menores; trámites varios inherentes a las personas extranjeras; sirve como prueba de arraigo para conseguir los papeles definitivos; te permite votar.

¿Es obligatorio que una persona lo realice al convertirse en inquilino de un piso?

Si ya se había empadronado con anterioridad  y se muda dentro del mismo municipio no tendrá que volver a hacerlo, sin embargo, si se muda a otro o si proviene del exterior, si será necesario que se empadrone.

La documentación que se necesita para realizar el empadronamiento es la que permite comprobar la identidad del solicitante (ciudadanos españoles: DNI o pasaporte; extranjeros provenientes de la UE, Suiza, Noruega, Islandia o Liechtenstein: tarjeta de residencia, pasaporte o documento de identidad del país de origen; extranjeros provenientes de otros países: tarjeta de residencia o pasaporte) y la relacionada con el domicilio en donde reside, esto es,  la vivienda alquilada (contrato de alquiler vigente y con una duración mínima de seis meses).

Ahora que ya conoces los pasos a seguir para empadronarte en tu casa de alquiler, acude al Ayuntamiento o a la oficina de atención ciudadana con los documentos pertinentes y solicita el alta en el Padrón Municipal, ya que así, como hemos comentado, podrás obtener numerosos beneficios sociales en la localidad en la que resides.