Seguro de impago de alquiler

21jun


Si estás pensando en alquilar alguna de tus viviendas y lo que te frena es el no tener garantizado el pago de las mensualidades correspondientes o los posibles daños o problemas que te puedan causar tus inquilinos, puedes contratar este tipo de seguro. Ofrece protección jurídica a los arrendadores en caso de que los inquilinos no paguen la renta y así, tú como propietario, puedes defender tus derechos y proteger tu patrimonio.

Para formalizar este seguro, las compañías aseguradoras realizan el trabajo previo de analizar si los inquilinos son solventes financieramente, de modo que se lleva a cabo un estudio de viabilidad económica del arrendatario. Para ello se suelen solicitar diversos documentos dependiendo de la tipología:

  • Trabajador por cuenta ajena: dos últimas nóminas para comprobar tanto el volumen de ingresos como la antigüedad en la empresa.
  • Funcionarios: dos últimas nóminas.
  • Autónomos: dos últimas declaraciones trimestrales del IVA y la declaración de IRPF más reciente.
  • En situación de ERTE: documento acreditativo del SEPE.
  • Pensionistas: certificado actualizado de la Seguridad Social informando del importe y del tipo de pensión.
  • Desempleados: documento acreditativo del SEPE donde se indique la cuantía diaria que percibirá y la duración de dicha prestación.

En cuanto a quién paga este seguro, depende del acuerdo al que hayan llegado propietario y arrendatario, pero por ley, el propietario no puede obligar al inquilino a que lo contrate ni a que pague parte del mismo. Lo que sí podría negociar es el pedirlo como requisito para alquilar el piso, quedando en manos del arrendatario el aceptarlo o no.

Vemos pues que tener un seguro de estas características ofrece al propietario mayor tranquilidad y protección frente a los riesgos de alquilar su casa, pues además de seleccionar al inquilino a través del estudio financiero que comentábamos al principio, el asegurador asume las gestiones de reclamación de rentas pendientes o, en su caso, el de las impagadas; también realiza los trámites judiciales y extrajudiciales, cuando sea preciso, para que se ejecute el desahucio de la vivienda; y finalmente y dependiendo del tipo de póliza que se haya contratado, es posible cubrir los daños ocasionados al inmueble realizados por el inquilino hasta el límite que se haya pactado.

Dado que no es fácil dar el paso de alquilar la vivienda a personas a las que no se las conoce, este tipo de seguros se han convertido en una opción cada vez más demandada. Desde Xiob Inmobiliaria te animamos a que esto no te frene, ya que te podemos asesorar al respecto y ayudarte a encontrar al inquilino que cumpla con todo ello.