¿Cómo te puede afectar el nuevo proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario si ya tienes una hipoteca?

18JAN


El Gobierno asegura que la nueva ley cuenta con un amplio consenso político y que su objetivo es reforzar la transparencia de los contratos hipotecarios, reducir las comisiones que pagan los clientes y trasponer la directiva europea en materia hipotecaria al ordenamiento jurídico español. 

¿En qué situación se encuentra?

El Consejo de Ministros ha aprobado el Proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario, una norma que debe pasar ahora por el Congreso para iniciar la tramitación parlamentaria. Se espera que entre en vigor en el primer semestre de 2018.

Tiene dos objetivos: dar transparencia al consumidor y seguridad jurídica a la banca en materia hipotecaria, además de transponer a la normativa española la directiva que rige en Europa.

Algunos de los cambios que se proponen son con carácter retroactivo, es decir que afectarán a todas las hipotecas en vigor, mientras que otros sólo tendrán efecto sobre los préstamos que se firmen después de que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publique esta nueva norma.

Por tanto si eres de los muchos que ya tienen una hipoteca debes estar atento a:

Se va a facilitar la conversión de una hipoteca variable a fija, la ley va a abaratar el coste del cambio de una hipoteca a otra, pudiendo ser en la misma entidad o en otra (esto conllevará por norma un mayor coste) Se establece una comisión máxima del 0.25% del capital reembolsado anticipadamente si se produce en los 3 primeros años, y del 0% si es posterior. En cuanto a los gastos de novación se reducen en un 90% (notaría y registro).

Respecto a la cláusula de vencimiento anticipado, con esto se refiere a la opción de que dispone el banco de dar por concluido el préstamo en caso de impago, reclamando la totalidad de la deuda, y lo que deriva en un procedimiento de ejecución hipotecaria, la normativa establece nuevos límites que dependen del tiempo que dure la hipoteca. En la primera mitad solo puede aplicar esta cláusula si el impago supera el 2% del capital concedido o nueve mensualidades. En la segunda mitad, el impago debe superar el 4% del capital o las 12 mensualidades.

Veamos las dos opciones en un ejemplo:

Una hipoteca a 30 años por un importe 200.000 euros:

  • En los 15 primeros años, la cláusula sólo podrá ejecutarse si el impago es superior a 4.000 euros o nueve cuotas mensuales.
  • Durante los últimos 15 años de vida del préstamo, únicamente podrá ejecutarse la cláusula si el impago es superior a  8.000 euros o 12 cuotas mensuales.

Todo esto tiene carácter retroactivo, siempre y cuando todavía no se haya activado la cláusula de vencimiento anticipado, es decir el banco no haya exigido el pago de la totalidad por impago. Con esta medida desde el Ministerio pretenden  dar margen a aquellas personas con dificultades puntuales para afrontar las cuotas de su hipoteca.

Los actuales hipotecados también se beneficiarán de la 'lista negra' de cláusulas abusivas que contiene la ley, aunque sea de forma indirecta. ¿Cómo? Será un pilar para que los tribunales fallen a favor de los consumidores en las demandas que hay en esta materia. 

Fuente: Idealista.es




Compartir: