Aprende a elegir el mejor préstamo hipotecario.

02JUN


Después de varios años en standby, el mercado inmobiliario español empieza a resurgir, así que si estás pensado en convertirte en propietario te damos algunos consejos básicos para elegir entre las mejores hipotecas. 
 
En primer lugar se tiene que fijar el importe a financiar; es aconsejable financiar solo estrictamente lo necesario, la cuantía máxima que conceden las entidades gira en torno a un 80% de la menor de estas dos cantidades, el precio de la compraventa o el valor de la tasación, por lo que ese 20% restante (más alrededor del 10% más por gastos) tendrás que soportarlo con tus propios ahorros.
 
Después de esto habrá que elegir el tipo de interés; el 90'5% de españoles tiene su hipoteca a tipo variable, es decir, las cuotas que ingresarán dependen de la cotización del Euribor más el diferencial que les cobra la entidad bancaria. Es el tipo más arriesgado ya que, actualmente, el Euribor está en índices más bajos de toda su historia, llegando en los meses de febrero, marzo y abril a índices negativos. Pero en un plazo tan largo como es una hipoteca (20-30 años) no se sabe cómo va a reaccionar, las previsiones de los expertos es que continúe a niveles mínimos durante los próximos dos años y a partir de ahí que empiece a subir. En cualquier caso si te decantas por este tipo de préstamo tienes que suponer que durante la vida de tu hipoteca el Euribor aumentará.
 
Los bancos están ofreciendo estas hipotecas con un diferencial próximo al 1% en una horquilla entre el 0,99 y el 1,25%.( Ejemplos: hipoteca Naranja de ING DIRECT que ofrece desde Euríbor+0,99%, la del banco BBVA y Abanca desde Euribor +1,25%)
 
Un préstamo a tipo fijo puede ser menos arriesgado, pues pagarás lo mismo en la cuota inicial como en la final, ya que la cuota no depende del Euribor y pagas durante todo el proceso los mismos intereses. Si no quieres asumir riesgos esta es tu opción, porque como hemos dicho antes, pagarás siempre lo mismo, ya que el Euribor esté hoy en día bajo no significa que durante la vida del préstamo no pueda subir considerablemente los tipos.
 
Los bancos están ofreciendo estas hipotecas a un interés que oscila desde el 1,9 al 2,4%.
Los plazos de amortización de estas hipotecas suelen ser más cortos, no más de 20 años en la mayoría de las entidades 
 
Existen también hipotecas de tipo mixto en éstas el acreedor paga el primer año intereses fijos y ya después cambia al tipo variable. Más o menos las entidades bancarias ofrecen entre 3 y 10 años el tipo fijo y los años que restan de hipoteca deja que se financie en relación al estado del Euribor. 
 
Existen 3 tipos de cuota: la estable, es decir, pagar lo mismo durante todo el préstamo; la creciente, empezar pagando menos e ir progresivamente pagando más hasta ingresarlo todo (más arriesgado); y por último el decreciente, que es la mejor opción si actualmente tienes ahorros o capacidad suficiente (con esta cuota empiezas pagando el máximo durante los primeros años de préstamo y vas pagando menos progresivamente hasta acabar la cuota). 
 
Otro punto a tener en cuenta a la hora de elegir tu hipoteca son las comisiones y vinculaciones que te exigen las entidades bancarias.
 
Las comisiones pueden ser de apertura, la mayoría de entidades no las están exigiendo en los prestamos de interés variable y si en las de interés fijo, y las de cancelación total o parcial que por ley no pueden ser superiores a 0,50% durante los 5 primeros años y del 0,25% a partir del sexto.
 
En cuanto a las vinculaciones con la entidad bancaria, para compensar la bajada de diferenciales los bancos obligan a contratar productos con ellos como son seguros de vida y hogar y tener mayor vinculación con el banco domiciliando las nóminas, con el pago de recibos, con el gasto de tarjetas, etc.
 
Si vas a solicitar una hipoteca debes exigir al banco que te proporcione todas las características de la misma a fin de poder estudiarla a conciencia y con toda la información en tu poder decidir cuál es la que mejor se acopla a tus necesidades, ingresos y capacidad económica.
 



Compartir: